lunes, 30 de enero de 2012

Reflexión

No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo, y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar otra vez, corrigiéndote.

Nuca te quejes del ambiente ó de quienes te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer. Las circunstancias son buenas ó malas según la voluntad ó la fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación difícil en una arma para luchar.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad ó de tu suerte, enfréntate con valor y acepta que de una u otra manera son el resultado de tus actos, y la prueba que has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora ó seguirás justificándote como un niño.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar, y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

Si tu has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido tú.

No olvides nunca, que la causa de tu presencia es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes, de los valientes, de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo, y tus problemas sin alimento morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que es el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo.

Comienza a ser sincero contigo mismo, reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo; reconociéndote a tí mismo más libre y más fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque tú mismo eres tu destino.

Levántate y mira por las mañanas, y respira la luz del amanecer.

Tú eres la parte de la fuerza de la vida.

Ahora despierta, camina, lucha.

Decídete de una vez y triunfarás en la vida.


¡NUNCA PIENSES EN LA SUERTE, PORQUE LA SUERTE ES EL PRETEXTO DE LOS FRACASADOS!

Por: Pablo Neruda.
Autor
.

sábado, 28 de enero de 2012

LAS DIMENSIONES


Si bien es necesario hacer constar la infinitud dimensional de los universos, el plano existencial en el que os movéis tiene asociado un grupo de siete (7) dimensiones, de las cuales el momento histórico y evolutivo actual se corresponde con el final de la tercera.
La expansión dimensional que, desde una óptica de estática relativa, aparece como creando un campo o MerKaBa fundamentalmente esférico, ser torna poco a poco oval cuando se inicia el proceso de ampliación o tránsito hacia un nivel superior.
Este campo constituye un verdadero escudo protector del Ser ante intrusiones indeseables, sean estas energéticas, anímicas o físico-materiales, permitiendo, entre otros privilegios, la configuración de una estructura vehicular para desplazamientos por el pensamiento, más allá de la razón.
Los saltos dimensionales constituyen siempre una ordenación de los ejes de coordenadas referenciales hacia un ángulo distinto, acompañada de una ampliación de facultades, funcionalidades y conformación física.
De este modo, se podría decir que el marco dimensional personal constituye la capa mas exterior que forma parte de cada Ser Humano.

A medida que se asciende los seres humanos son más perfeccionados, más altos, poseen más cromosomas y su ADN celular es, asimismo, más evolucionado, por lo que su potencial es virtualmente mucho más elevado que en la etapa anterior y su densidad se va diluyendo poco a poco, convirtiéndoles en extremadamente sutiles.
PRIMERA DIMENSIÓN.- Se trata de la más intima conexión con el corazón de la esfera y, muy especialmente, con el cristal de hierro que la forma y las distintas capas superpuestas de roca licuada y aros de energía telúrica. Comprende una franja de valores de frecuencia comprendidos en una escala del 1 al 7.
Esta dimensión se relaciona con el reino mineral y constituye el punto de partida en que las formas evolucionadas de vida comienzan a fluir, conformando un nivel de conciencia presente desde el átomo y basado en las leyes del magnetismo, de la gravedad y de la química. Se trata del nivel de vibración más bajo, sobre el que se construye la vida, tal y como se conoce en Nungimecha. (Nungimecha es el nombre Original del Planeta Tierra)

SEGUNDA DIMENSIÓN.- Es el reino vegetal y establece contacto con todo lo que significa densidad a través de las esencias cristalinas, minerales, químicas y radioactivas, cuya geometría estructural es una manifestación de la geometría causal existente en la Sexta Dimensión. El margen de frecuencias armónicas se sitúa aquí del 7 al 14. En este nivel dimensional comienza a aparecer la acción de la luz, no necesaria en el nivel anterior del reino mineral.
En esta franja es importante hacer constar que para el desarrollo de vida vegetal resultan imprescindibles los nutrientes que aporta el reino mineral, es decir, la primera dimensión, siendo el sol el que aporta la energía lumínica en fotones para iniciar el proceso vital de la fotosíntesis.
TERCERA DIMENSIÓN.- Significa volumen o espacio contenido en los cuerpos físicos de animales y humanos, en un espectro de frecuencias que va del 15 al 21 e implica la conexión permanente con las dos dimensiones anteriores; también implica libertad como plataforma para acceder a las energías creadoras y realizadoras de la siguiente dimensión.

En el reino animal se presenta un nivel de conciencia muy complejo, que lleva asociado una capacidad de reacción frente a los estímulos que conforma una inteligencia cada vez más alta e interactúa con todas las dimensiones anteriores.
En este plano se estructuran las manifestaciones sobre las coordenadas básicas de longitud, anchura y altura, dentro del ciclo del Carbón (sobre 6 átomos de Carbón, Hidrógeno y Oxigeno, por este orden) y 7 sentidos básicos (vista, oído, tacto, olfato, gusto, intuición y orientación).
De alguna manera, se podría decir que esta dimensión corresponde al primer nivel del "
pensamiento solidificado", dentro de una estructura binaria, o de dualidad, como base sustentadora.
CUARTA DIMENSIÓN.- Se presenta en un nivel de frecuencia que va del 22 al 28 y tiene que ver con las capacidades naturales de cada cuerpo y la absorción de energías procedentes de las dimensiones superiores. Bajo este estado, se encuentra el más extraordinario proceso de desarrollo de la imaginación y la materialización de pensamientos y deseos.
Esta dimensión constituye un plano de transición de las frecuencias más densas o materiales a las más sutiles o espirituales y es habitualmente conocida como el plano astral, a donde van a parar provisionalmente las personas que acaban de experimentar un cambio, o muerte, en una primera fase, antes de integrarse en niveles superiores.
El tiempo y el espacio se unen aquí en un continuo que conecta el pasado con el futuro, lo cual permite desplazamientos discrecionales en cualquiera de las dos direcciones y, por primera vez, es posible la materialización inmediata de deseos, pensamientos e ideas, con el solo ejercicio de la voluntad. La cuarta dimensión puede ser considerada como un umbral de acceso a otros planos superiores en los que prima fundamentalmente el Amor.
QUINTA DIMENSIÓN.- Es la dimensión que corresponde al corazón y a los sentimientos; por ende se trata de un estrato desde el que se irradian grandes cantidades de energía Amor a todos los demás seres con los que se convive. La gama de frecuencias que conforman este plano puede ser situada de 29 a 35, mucho más allá de la velocidad de la luz.
La comunión, dentro de este espacio sagrado, con el centro de la esfera y las energías que fluyen desde lo alto, provoca una irradiación de luz sin límites que alcanza todos los espacios circundantes, accediendo por primera vez a la comprensión del concepto de Dios como energía creadora y sustentadora.
Es aquí donde se manifiestan plenamente el pensamiento y la mente, en perfecta sintonía con las capas más densas de cada criatura.
SEXTA DIMENSIÓN.- Este estado contiene los grandes campos morfogenéticos o archivos matrices geométricos de las ideas materializadas en la tercera dimensión y constituye el ámbito de la creación mental y de la expansión y sustentación del potencial de cada ser humano. Desde esta dimensión surgen las manifestaciones deseadas a nivel de tercera dimensión y que muchas veces aparecen en esta en forma de símbolos.
Se trata de un plano en una escala armónica de frecuencias que va del 36 al 42 y constituye un pasaje de conexión entre los mundos inferiores y los altamente sagrados.
SÉPTIMA DIMENSIÓN.- Es la dimensión espiritual de más alta vibración que va del espectro del 43 al 49, y la que marca las grandes avenidas de luz, vida y energía en el espacio, a la vez que sostiene las órbitas de las esferas y cuerpos celestes, alrededor de los soles, estableciendo una comunicación global a través de la conciencia y la mente galáctica, que genera espirales de conexión entre estrellas cercanas y captación de los pensamientos que proceden de la noche galáctica, en donde son originados.
Aquí se sitúan los ángeles y esta capa constituye el perímetro más exterior de todas las capas concéntricas que forman Nungimecha. Esta dimensión ha sido conocida tradicionalmente como el séptimo cielo y alberga el más alto grado de inteligencia espiritual que se pueda concebir, dentro del grupo dimensional. Es el
"área" de la génesis del Amor Absoluto, de la Sabiduría Universal y de las Leyes Universales. Los canales de comunicación telepática entre los Padres Creadores y los miembros desplazados en esferas como Nungimecha, tales como los ángeles trinitarios Melchisedek están compuestos de energía generada en esta dimensión.
A partir de esta dimensión se accede a otro grupo dimensional superior de mayor amplitud y frecuencia vibratoria. (Libro: Mensajeros de la Luz del Dr. Angel Luis Fernández)

¿Cómo meditar?

               

martes, 24 de enero de 2012

Reflexión

Los pensamientos y las ideas son realidades, porque afectan a las personas y a toda la humanidad; sin embargo, nadie ha visto nunca un pensamiento, y es que entendimiento, solidaridad, amor, odio, todos ellos son energías poderosas que hacen actuar al ser humano, ya sea para su bienestar o aflicción; sin embargo, son invisibles. No se ve la vida que anima a un árbol, pero sí se sabe que la tiene, porque se nota la diferencia cuando el árbol se ha muerto, tampoco se ve el proceso por el cual una planta absorbe sustancias del suelo y las transmuta en el tejido delicado de una bella flor, pero sí se ve el resultado de este proceso cuando finalmente se abre de forma majestuosa, No se puede ver el aire, ni las fuerzas de gravedad, magnetismo y electricidad pero sí son bien conocidas a través de sus efectos.

Los sentidos físicos solamente operan en un espectro limitado que proporciona un cuadro incompleto aún del mismo mundo físico circundante. Esto queda perfectamente patente cuando se examina el espectro electromagnético ya que si se hace pasar la luz solar a través de un prisma, se obtienen siete diferentes colores, cada uno causado por radiaciones de diferentes longitudes de onda, pues bien, en un extremo del espectro o de la banda de colores, se encuentra la luz violeta, con longitudes de onda relativamente cortas; al otro extremo, se encuentra la luz roja con longitudes de onda de casi el doble de las de la luz violeta; y en medio de esos dos extremos están los otros colores, cada uno con su propia longitud de onda intermedia. Todas esas radiaciones pueden ser vistas por el ojo humano, sin problemas, pero el espectro electromagnético se extiende mucho más allá del espectro de la luz visible, a los dos extremos de las longitudes de ondas cortas y largas porque las radiaciones varían en todo el trayecto, desde las que tienen longitudes de onda demasiado cortas para poder captadas por el ojo humano, hasta aquellas que son muchos millones de veces más largas. Angel Luis Fernández.

martes, 17 de enero de 2012

Meditación al amanecer.

Antes de orar, debes perdonar.
Antes de hablar, tienes que escuchar.
Antes de escribir, piensa lo que vas a poner.
Antes de gastar, deberás ganar.
Antes de criticar, espera.
Antes de rendirte, prueba.
Tus palabras, tus sueños, y tus pensamientos tienen el poder de crear condiciones especiales en tu vida.
Todo lo que hables, lo obtendrás.
Si sigues diciendo que no soportas tu trabajo, corres el riesgo de perderlo.
Si sigues diciendo que no soportas tu cuerpo, te puedes enfermar.
Si sigues diciendo que no aguantas tu automóvil, te lo pueden robar o se puede averiar.
Si sigues diciendo que estás arruinado, entrarás verdaderamente en bancarrota.
Si sigues diciendo que no puedes confiar en nadie, siempre encontrarás a alguien en tu vida que te lastimará o te traicionará.
Si sigues diciendo que no encuentras trabajo, ciertamente seguirás desempleado.
Si sigues diciendo que no puedes encontrar alguien a quien amar o que crea en ti,
ten por seguro que no lo encontrarás.
Vuelve más positivos tus pensamientos y conversaciones y guárdalos en un lugar especial del corazón.
Acostúmbrate a pensar menos y a fluir más.
Deja que te guie la intuición.
No tengas miedo de creer que puedes tener lo que tú quieres y mereces.
Observa tus pensamientos, y éstos se convertirán en palabras.
Observa tus palabras y éstas se convertirán en acciones.
Observa tus acciones y éstos se convertirán en hábitos.
Observa tus hábitos y éstos determinarán tu carácter.
Observa tu carácter y éste escribirá tu destino.
De ese modo, para prevenir cualquier obstáculo…
Encuentra tu propio camino.
Nunca juzgues a nadie, siempre te equivocarás.
Se condescendiente, no reproches.
No clasifiques ni establezcas diferencias.
Aspira siempre a lo más alto, que a bajar ya habrá tiempo.
Disfruta cada instante de tu vida, como si fuese el último.
Y si no te gusta lo que recibes, revisa muy bien lo que estás dando. Angel Luis Fernández - www.a1radiotv.com - www.esdeihewe.com 

martes, 10 de enero de 2012

Feliz es...

Feliz es un hombre que vive rectamente, que ríe con frecuencia y ama mucho. El que gana el amor de los niños y el respeto de los hombres. El que deja el mundo mejor de lo que lo encontró, ya sea porque plantó un árbol, escribió un poema o contribuyó a la salvación de un alma. El que siempre da lo mejor de sí y busca lo mejor de los demás.
Feliz es el hombre que sabe mirar hacia arriba, muy arriba,... y ver luz y sol detrás de las nubes opacas. El que, sin perder la calma, acepta las debilidades ajenas y sabe repartir palabras amables. El que, por encima de todo, cree que los hombres no son islas, ni que los viejos son seres inútiles ni que los niños son estorbos.
Feliz es el hombre que nunca se da por vencido y da un paso más cuando todos se han detenido. El que confía en sus posibilidades y no lo espera todo de la suerte, de la fortuna o de la buena estrella. El que sabe llevar la carga de sus obligaciones y las realiza con la sobria elegancia de los vencedores.
Feliz es el hombre que no se lamenta de las oportunidades perdidas, sino que sabe aprovechar las que tiene en sus manos. El que convierte el trabajo en diversión y las diversiones en fiestas. El que logra aprovechar cada instante para sembrar en el mundo las semillas de la convivencia.
Feliz es el hombre que se sabe liberar de la esclavitud del consumismo y no multiplica sus necesidades. El que sabe vivir con lo que es y con lo que tiene sin perseguir riquezas fáciles. Feliz es el hombre que tiene, comparte y reparte sin otro propósito que el de hacer un mundo más fraternal y más solidario.
Gregorio Mateu. La aventura de vivir.

lunes, 9 de enero de 2012

Entrevista al Dr. Angel Luis Fernández, sobre el 2012.

Es responsabilidad de todos prepararnos y conocer lo que nos deparará este 2012 y entender que no es verdad que es el fin del Mundo; la verdad es que ya estamos dentro de este tiempo de grandes cambios y todo esto llevará a que los seres humanos entendamos nuestros orígenes y comprendamos que el Amor es y será siempre lo único. Este tiempo nos traerá la paz que tanto anhelamos y nos unirá, por fin, como lo que realmente somos, Hermanos. Para entender estos tiempos es necesario saber discernir y permitir que nuestra intuición tome el mando, sin dar lugar a que el caos reinante y la desinformación entren en nuestras vidas. Ojalá muchos puedan ver y disfrutar de esta entrevista.

martes, 3 de enero de 2012


"Prosperar" es un documental esplendido dirigido por Foster Gamble, donde hace una exposición detallada de los problemas y la situación en el mundo. Nos da las claves y los nombres de los responsables de la penuria progresiva que nos acecha a todos los ciudadanos de este planeta. No deja títere con cabeza, se tocan prácticamente todos los temas del "nuevo orden mundial", a saber: Sociedades Secretas Reserva Federal Americana Bancos Energía Libre Eugenesia Transgénicos, Monsanto, agricultura, etc Las Guerras El petroleo El dinero y su origen Los Rotchilds, Rockefeller, J.P. Morgan, etc Manipulación informativa Manipulación cultural y científica La contaminación del planeta, el pufo del CO2 La industria farmacéutica Chemtrails Ovnis y círculos en las cosechas El experimento del Nazismo Haarp y Blue Beam La incipiente censura en Internet Como tantas otras obras centradas en el problema de la Gran Conspiración Global, este audiovisual no ha sido promocionado en ningún medio de masas. Y la verdad, es uno de los mejores trabajos sobre el nuevo orden mundial que se haya hecho nunca. Merece todos los espacios de difusión posibles, como merecidos son los reconocimientos a aquellas personas que facilitaron el material fílmico que permitió la confección de tan interesante trabajo audiovisual ademas de la traducción al castellano.

lunes, 2 de enero de 2012

Ed, el hombretón



Cuando llegué a la ciudad para presentar un seminario sobre cómo dirigir una empresa con autoridad, un pequeño grupo de personas me llevó a cenar para ponerme al corriente de la gente a quien tendría que dirigirme al día siguiente.
El líder manifiesto del grupo era Ed, un corpulento hombretón de voz profunda y retumbante, que mientras cenábamos me informó de que era mediador de conflictos laborales en una gigantesca organización internacional.
Su trabajo consistía en infiltrarse en ciertas divisiones de la empresa o de empresas subsidiarias para finalmente quitarle el empleo al ejecutivo responsable de ellas.
—Joe —me dijo—, realmente no veo el momento de que llegue mañana, porque a toda esa gente le hace falta escuchar a un tipo recio como tú. Ahora se enterarán de que mi estilo es el correcto.
Con una sonrisa tosca, me guiñó un ojo.
Me limité a sonreír. Yo sabía que el día siguiente sería diferente de lo que él esperaba.
Al día siguiente se quedó sentado, impávido durante todo el seminario, y cuando terminó se fue sin decirme nada.
Tres años después regresé a aquella ciudad a presentar otro seminario de administración para el mismo grupo de personas. Ed, el hombretón, estaba otra vez allí. A eso de las diez, de pronto, se levantó para preguntarme en voz muy alta:
—Joe, ¿puedo decir algo a esta gente?
—Claro —le respondí con una sonrisa forzada—. Cuando alguien es tan grande como tú, Ed, puede decir lo que quiera.
El hombretón siguió diciendo.
—Todos vosotros, muchachos, me conocéis, y algunos sabéis lo que me pasa, pero ahora quiero compartirlo con todos. Joe, creo que cuando haya terminado me lo agradecerás.
—Cuando te oí sugerir que todos, para llegar a ser realmente duros, teníamos que aprender a decirle a la gente más próxima que la amamos, pensé que eso era un montón de tonterías sentimentales. No entendía qué demonios tenía que ver eso con el hecho de ser duros. Tú habías dicho que la dureza era como el cuero y la rigidez como el granito, que una mente dura es abierta, elástica, disciplinada y tenaz. Pero yo no entendía qué tenía que ver el amor con todo eso.
—Esa noche, sentado en el salón frente a mi mujer, tus palabras me seguían zumbando en la cabeza. ¿Qué clase de coraje necesitaría para decirle a mi mujer que la amaba? ¿Acaso eso no podía hacerlo cualquiera? Tú también habías dicho que eso había que hacerlo a la luz del día, no en el dormitorio. Descubrí que me estaba aclarando la garganta para empezar y que no acababa de decidirme. Mi mujer me miró, me preguntó qué había dicho y yo le contesté que nada. Después, de pronto, me levanté, atravesé la habitación, le aparté nerviosamente el periódico y le dije: “Alice, te amo”. Durante un momento me miró, atónita, y después sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo, suavemente:
“Ed, yo también te amo, pero ésta es la primera vez en veinticinco años que me lo has dicho de esta manera”».
»Estuvimos un rato hablando de cómo el amor, si es suficiente, puede disolver toda clase de tensiones y de pronto yo decidí, en el entusiasmo del momento, llamar a mi hijo mayor que vive en Nueva York. En realidad jamás hemos mantenido una buena relación. Cuando se puso al teléfono le dije como en un estallido: “Hijo, si piensas que estoy borracho lo entenderé, pero no es eso. Es sólo que se me ocurrió llamarte para decirte cuánto te quiero”».
»Al otro lado se produjo una pausa y después le oí decir en voz baja:
«”Papá, creo que ya lo sabía, pero es estupendo oírlo. Y quiero que sepas que yo también te quiero”». Estuvimos charlando un rato y después llamé a mi hijo menor a San Francisco. Con él había tenido más intimidad. Le dije lo mismo que al otro y con éste también mantuve una charla realmente hermosa, como nunca la habíamos tenido.
«Esa noche, mientras estaba acostado, pensando, me di cuenta de que todas las cosas que usted había dicho ese día, es decir, los elementos básicos de una auténtica administración, adquirían un significado nuevo, y que yo podía tener una pista sobre la forma de aplicarlos si realmente entendía y practicaba un firme concepto de amor.
»Empecé a leer libros sobre el tema y, por cierto, Joe, hay mucha gente importante que tiene cosas que decir, y me di cuenta de lo enormemente práctico que resultaría en mi vida un concepto del amor entendido así, tanto en casa como en el trabajo.
»Tal como algunos de los aquí presentes ya sabéis, cambié realmente mi manera de trabajar con la gente. Empecé a escuchar más y de verdad. Aprendí lo que era tratar de conocer las virtudes de la gente en vez de concentrarme en sus debilidades. Empecé a descubrir el auténtico placer de ayudarles a aumentar la confianza en sí mismos. Quizá lo más importante de todo fue que realmente empecé a entender que una manera excelente de mostrar amor y respeto por los demás es esperar de ellos que usen sus propias fuerzas para alcanzar los objetivos que juntos hemos definido.
«Joe, ésta es mi manera de darte las gracias. Y, dicho sea de paso, ¡hablemos de algo práctico! Ahora soy vicepresidente ejecutivo de la compañía y me adjudican un liderazgo fundamental. Pues bien, muchachos, ¡ahora escuchad a este tipo!»
Joe Batten