miércoles, 23 de enero de 2013

Escuchar...

Escuchar es, en sí mismo, una acción completa; el puro acto de escuchar trae su propia libertad. Pero ¿estáis realmente interesados en escuchar, en transformar vuestra confusión interna?

Si escuchaseis en el sentido de estar alerta a vuestros conflictos y contradicciones, sin forzarlos dentro de ningún patrón particular de pensamiento, tal vez estos conflictos y estas contradicciones pudieran cesar por completo.

Estáis constantemente tratando de ser esto o aquello, de lograr un estado especial, de capturar una clase de experiencia y de evitar otra, de tal modo que la mente está siempre ocupada con algo; jamás está quieta para escuchar el ruido de vuestras propias luchas y dificultades.

Sed sencillos y no tratéis de llegar a ser otra cosa o de capturar alguna experiencia. Cuando escucháis, hallaréis que dentro de vosotros ocurre un cambio notable, un cambio no premeditado ni ansiado; tiene lugar una transformación, una revolución completa en la que rige sólo la verdad y no las creaciones de vuestra mente.

Escuchadlo todo, lo que os dicen a vosotros, lo que dicen otras personas, el trino de los pájaros, el silbato de una locomotora, el ruido del autobús que pasa. Encontraréis que cuanto más lo escucháis todo, mayor será el silencio, y ese silencio no es roto por el ruido.

Sólo cuando ofrecéis resistencia a algo, cuando colocáis una barrera entre vosotros mismos y aquello que no deseáis escuchar existe una lucha.

Angel Luis Fernández.

www.esdeihewe.com
www.a1radiotv.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario