miércoles, 28 de marzo de 2012

EL APRISCO DEL MIEDO.



¿Quién sabe en realidad dónde está el Bien y dónde está el Mal? Lo que es bueno para uno puede constituir la peor de las maldades para otro. Habéis aprendido esas cosas en los libros que os escribieron vuestros mentores, que fueron presentados como libros sagrados y las juzgáis según las leyes que dictaron los prevaricadores; y esos, no son ni libros, ni leyes espirituales, pues ninguno de los Padres creadores escribió su palabra, ni pusieron justicia alguna en las manos de los seres humanos; ellos no instituyeron a los jueces, porque Ellos son la justicia y nunca ordenaron sacerdotes por ellos son la Verdad y no existen intermediarios ante Dios.

Los Padres Creadores dieron al ser humano su libre albedrío para obrar; quien quiere gobernar al ser humano, viola la libertad de los Padres Creadores, que hicieron al Ser humano libre y sin amos, como los pájaros del cielo y los peces del mar. Los Padres Creadores dieron la tierra a los seres humanos para vivir en ella y la Tierra es de todos vosotros.


Al principio no había fronteras, ni predios de linderos ni propiedad entre los seres humanos sobre la tierra; la tierra florecía para todos y todos eran como hermanos; aquél que puso el primer límite y levantó el primer cercado, ése mermó la herencia de todos; aquél que por primera vez se sentó en un campo y dijo “este campo es mío”, lo que hizo fue instituir el robo; y ese día el despojo apareció sobre la tierra. Al principio no había pueblos ni fronteras entre los habitantes de la tierra; aquél que trazó la primera frontera entre los seres humanos se convirtió en el padre del odio, del asesinato y de la guerra; al principio no había pueblos ni amos de pueblos y todos eran iguales. El día que nació la ambición nació la conquista sobre la tierra, y esos rebaños ayuntados se llamaron pueblos; aquél que tuvo necesidad de esclavos, hizo una patria; la patria no es más que el aprisco del miedo que aprisiona el rebaño; la patria no la hicieron las ovejas, la patria la hicieron los pastores y debéis entender que el primero que hizo una patria fue el

primero que pecó contra la libertad de los seres humanos.

Los Padres Creadores están contra todas las patrias, porque Ellos hicieron la tierra como Patria de todos; aquél que creó la patria, creó los siervos y los señores, los ricos y los pobres, los amos de la tierra y aquellos que han esclavizado para labrarla, porque la

Patria es la suma de todas las esclavitudes, y de todas las iniquidades.

Fue la conquista la que creó la Patria y de ésta, la Conquista, nació la Servidumbre; el día que hubo patria ya no hubo seres libres sobre la esfera; la patria creó la autoridad, y la Autoridad es el verdugo de la Libertad; la patria es la madre de la Esclavitud, de la Maldad y del Miedo sobre la esfera; y debéis saber que vuestra única patria son los cielos. El día que no tengáis Patria, ya no tendréis ni patronos, ni sacerdotes, ni

jueces, ni verdugos, ni tributos, ni gabelas, y toda forma de servidumbre desaparecerá de vuestro corazón; sólo el día que no tengáis patria seréis libres.

Aquél que trazó fronteras sobre el campo de la tierra que habíais recibido en heredad a todos los seres humanos, ése robó a sus hermanos. Primero se creó la propiedad, y de la Propiedad nació la Servidumbre, porque el propietario tuvo necesidad del esclavo y lo encontró como una larva, en los surcos de la tierra que labraba; y el ser humano fue esclavo del ser humano y perpetuó su esclavitud respetando la propiedad; para sancionar ese robo nació la ley; para predicar la ley, nació el sacerdote; para aplicarla nació el juez, para hacerla sagrada nació el verdugo; el ser humano desapareció y ya no quedó en pie sino el esclavo; de un lado la Humanidad, del otro el Patrón, y el crimen fue igual en el Patrón y en el esclavo, porque toda la esclavitud es voluntaria.


El Reino de la Luz es el reino de la vida y el reino de la Ignorancia es el reino del miedo; dad un paso hacia la luz y volveréis a ser grandes.


Angel Luis Fernández.

MEMORIA UNIVERSAL.


Cuando se profundiza en el significado de la vida y el mundo; se descubre que no se ha visto el mundo como verdaderamente es, sino que lo ha visto a través de las formas que su propia fantasía se encarga de crear, nada más, es decir, desde la óptica de su imaginación utilizando para ello algunos de sus sentidos.
El Reino de la Luz está dentro de vosotros mismos, ocupando distintos niveles, pero también tenéis a la Tierra dentro de vosotros y debéis, por tanto, intentar reconocer los límites de vuestra propia responsabilidad respecto a ese universo que os ha sido encomendado.
Para ello es preciso un cambio, una transformación, se necesita renacer y desdoblarse en dos: la personalidad terrena y el ser psicológico, el ser interior, pero ¿cómo puede producirse ese desdoblamiento en dos sino abriendo poco a poco los canales energéticos –actualmente en letargo- para acceder de pleno a la biblioteca universal que está dentro de vosotros mismos?
La ignorancia y el temor a lo desconocido han mantenido y mantienen a la humanidad sumida en el estado de inconsciencia en que se encuentra; por esta razón y como antesala al tránsito a la siguiente dimensión o densidad, es necesario potenciar la imaginación consciente, la imaginación dirigida; la fantasía como proceso creador. Angel Luis Fernández.

jueves, 22 de marzo de 2012

La cuchara

Un estudiante de zen se quejaba de que no podía meditar: sus pensamientos no se lo permitían. Habló de esto con su maestro diciéndole: "Maestro, los pensamientos y las imágenes mentales no me dejan meditar; cuando se van unos segundos, luego vuelven con más fuerza. No puedo meditar. No me dejan en paz". El maestro le dijo que esto dependía de él mismo y que dejara de cavilar. No obstante, el estudiante seguía lamentándose de que los pensamientos no le dejaban en paz y que su mente estaba confusa. Cada vez que intentaba concentrarse, todo un tren de pensamientos y reflexiones, a menudo inútiles y triviales, irrumpían en su cabeza.
El maestro entonces le dijo: "Bien. Aferra esa cuchara y tenla en tu mano. Ahora siéntate y medita". El discípulo obedeció. Al cabo de un rato el maestro le ordenó:"¡Deja la cuchara!". El alumno así hizo y la cuchara cayó obviamente al suelo. Miró a su maestro con estupor y éste le preguntó: "Entonces, ahora dime quién agarraba a quién, ¿tú a la cuchara, o la cuchara a ti?.

“El gusano y la mariposa”




Había una vez un gusano que iba por el campo. Era de color blanco con puntitos verdes en la espalda. Nadie lo quería porque decían que era muy feo y repugnante. El pobre gusano se arrastraba muy triste por el suelo. Cuando llegaba a una planta, todos los insectos que había en ella se burlaban de él. No encontraba a nadie que le hiciera compañía, o quisiera jugar con él.
La única distracción que tenía era subirse a lo alto de un árbol y ver volar a las mariposas. Daría cualquier cosa por volar como ellas. Se pasaba allí horas y horas observándolas. Pero cuando bajaba al suelo, volvía a encontrarse con las mismas burlas e insultos de siempre. Cansado de todo esto, decidió subirse a lo más alto de un árbol para que nadie pudiera encontrarlo. Nunca más volvería a bajar al suelo.
Un día, una mariposa se puso a descansar en la rama donde estaba él. Éste se acercó hacia ella y comenzaron a  hablar. Al final, se hicieron muy amigos. Y desde entonces, pasaban largos ratos hablando y estando juntos. Después de un tiempo, el gusano le hizo esta pregunta:
- ¿Por qué has querido ser mi amiga si nadie me quiere por lo feo y repugnante que soy?
Y la mariposa le respondió:
- Lo que importa para ser amigos, no es cómo eres por fuera, sino lo buena persona que eres por dentro.
El gusano estaba muy contento porque había encontrado un amigo de verdad. Estaba tan feliz que, una noche, mientras estaba durmiendo en lo alto de su árbol, su cuerpo comenzó a transformarse. A la mañana siguiente, se había convertido en una mariposa bellísima, como nunca se había visto. Cuando su amiga mariposa vino a verle, y vio lo que le había ocurrido, se alegró mucho y le dijo:
- Ahora has sacado hacia fuera la belleza y lo buena persona que antes eras por dentro.
Y las dos mariposas se pusieron a volar juntas. Desde ese momento, cada vez que veían a un gusano triste en lo alto de alguna rama, bajaban y se ponían junto a él. Y se volvía a repetir la misma historia.

martes, 13 de marzo de 2012

Alcanzar el propósito en la vida.

El alcanzar el propósito en la vida tiene un matiz enormemente irónico. Las cosas que con anterioridad considerabas tan importantes pierden su atractivo. No te importa ya lo que puedas encontrarte por el camino y, sin embargo, compruebas que esas mismas cosas llegan a tu vida en cantidad cada vez mayor. La alegría, sin embargo, no se halla en la llegada de esas «recompensas», sino en la experiencia que representa pensar y actuar con un propósito. Dar se hace más importante que recibir, porque dar está de acuerdo con tu propósito. Rechazas ahora la carga que representa coleccionar, clasificar, asegurar y preocuparte por las posesiones. Conoces el significado de las palabras de Satya Sai Baba: «Los muchos deseos del hombre son como las pequeñas monedas de metal que lleva en el bolsillo. Cuantas más tiene, más lo abruma su peso». Sabes con toda certeza cuándo has alcanzado el propósito. No necesitas que te lo diga nadie. Lo sabes, porque no te cuestionas ya el sentido de tu vida. Sabes que todo cuanto haces está en sincronía con la obra de Dios, porque te hallas en armonía y todas y cada una de las actividades de tu vida están destinadas a la realización de tu propósito.
¿Estás dispuesto a dar un propósito a tu vida? ¿Estás preparado para volver en tu mente al momento anterior a tu concepción y preguntar a tu yo superior «¿Por qué vine aquí?»? Cuando recibas la respuesta, que

te hablará de dar y no de recibir sea cual fuere tu vocación, tu energía vital empezará a desplazarse automáticamente y a pasar del sufrimiento al propósito. Cuando inicies el viaje hacia una vida basada en el propósito, estarás entrando en el reino de la realidad mágica.
Dr. Wayne Dyer
Tus Zonas Mágicas

QUIERO DEJAR MI ALMA LIBRE!


Cuando sepa cómo liberar mi alma, seguiré a la aurora, y trataré de volver con ella a través del tiempo. Cuando sepa liberar mi alma, me sumergiré en las corrientes magnéticas que desembocan en un océano donde todas las aguas se cruzan, y forman el Alma del Mundo.
Cuando sepa liberar mi alma, procuraré leer la espléndida página de la Creación desde el principio.
Paulo Coelho
El texto está adaptado de un poema de JohnMuir

lunes, 5 de marzo de 2012

EL FLORERO DE PORCELANA



 


El Gran Maestro y el Guardián se dividían la administración de un monasterio Zen.
 Cierto día, el Guardián murió, y fue preciso sustituirlo.

El Gran Maestro reunió a todos los discípulos para escoger quién tendría la honra de trabajar directamente a su lado.

- Voy a presentarles un problema -dijo el Gran Maestro- y aquél que lo resuelva primero, será el nuevo guardián del Templo.

Terminado su corto discurso, colocó un banquito en el centro de la sala. Encima estaba un florero de porcelana carísimo, con una rosa roja que lo decoraba.

- Éste es el problema -dice el Gran Maestro -resuélvanlo-.

Los discípulos contemplaron perplejos el "problema", por lo que veían los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y la elegancia de la flor. ¿Qué representaba aquello?
¿Qué hacer? ¿Cuál sería el enigma?

Pasó el tiempo sin que nadie atinase a hacer nada salvo contemplar el "problema", hasta que uno de los discípulos se levantó, miró al maestro y a los alumnos, caminó resolutamente hasta el florero y lo tiró al suelo, destruyéndolo.

- ¡¡¡ Al fin alguien que lo hizo !!! - exclamó el Gran Maestro-
   Empezaba a dudar de la formación que les hemos dado en todos estos años ,   Usted es el nuevo guardián.

Al volver a su lugar el alumno, el Gran Maestro explicó:

- Yo fui bien claro: dije que ustedes estaban delante de un "problema". No importa cuán bello y fascinante sea un problema, tiene que ser eliminado.
Un problema es un problema; puede ser un florero de porcelana muy caro, un lindo amor que ya no tiene sentido, un camino que precisa ser abandonado, por más que insistimos en recorrerlo porque nos trae comodidad... "Solo existe una manera de lidiar con un problema": mirarlo y soltarlo.
En estas horas, no se puede ser tentado por el lado fascinante que cualquier conflicto acarrea consigo.

Recuerda que un problema, es un problema.

No tiene caso tratar de "acomodarlo" y darle vueltas, si al fin y al cabo ya no es otra cosa más que "UN PROBLEMA".
Déjalo, hazlo a un lado y continúa tu misión. Que nada interrumpa tu vida, que nada se interponga entre tu y la felicidad.
No huyas de él... No lo escondas ...

¡ Acaba con él y sigue tu camino!    Tomado de la Web                               

viernes, 2 de marzo de 2012

Especial.

Dondequiera que te encuentres y quien quiera que seas; quiero que estés seguro que tu eres un ser sumamente especial. Llevas contigo muchas cosas que quizás desconoces que posees, porque no te detienes en tu cotidiano afán a buscar dentro de ti mismo, lo bueno que puedas brindar. Otros no tienen lo especial que hay en ti, porque solamente a ti se te ha dado para que lo compartas debidamente.

Desde el instante en que se te ha permitido la vida, has pasado a formar parte del inmenso rompecabezas que juntos debemos amar y en donde nadie está de más ni de menos. No hay un ser que lleva la vida en vano, todos tenemos una misión especial y cada cual le corresponde descubrirla y llevarla a cabo de la mejor manera. Tú que lees estas líneas no lo dudes, eres indispensable y especial.

Autor Desconocido

Dualidad.

Todo en los universos responde a un orden dual, constituyendo cada polo un marco de referencia del otro, por lo que no se puede determinar en ningún caso que sea uno más verdadero o real que el otro, o que el uno constituya la verdad absoluta, frente a la esencia indisoluble del otro. Es preciso comprender que ambas polaridades se complementan y constituyen en sí mismas el eje transversal sobre el que se construyen la armonía y el equilibrio universal.
Dentro de esa dualidad, nos encontramos siempre con el arriba y el abajo, el delante y el detrás, el positivo y el negativo, la oscuridad y la luz, el blanco y el negro, o el adentro y el afuera. Justamente aquí vamos a detenernos por unos instantes:

El "Afuera" significa la imagen, la materia y la densidad del alma; el "Adentro" se refiere a la intensidad del espíritu, a lo inmaterial y al Amor. De igual modo, todos los seres que pueblan los universos, comienzan su singladura desde los niveles más densos del "Afuera" a los menos densos del "Adentro", terminando por esfumarse en unos niveles vibratorios de altísima intensidad y frecuencia que los vuelve indetectables para los demás; este camino introspectivo hacia el interior de uno mismo es precisamente lo que permite el avance de las criaturas hacia cotas más altas de perfección y de progreso. Del mismo modo, las sociedades responden a un proceso parecido por el que, de los asentamientos primarios en las superficies de los mundos, se pasa con el tiempo a la puesta a punto de grandes espacios interiores, hacia "Adentro" por debajo de la corteza de las esferas; siendo éste uno de los signos de máximo desarrollo de las civilizaciones avanzadas intermedias. Angel Luis Fernández.

Da lo mejor de ti siempre.

Cuando alegras a los demás,
no tienes manera de evitar sentir alegría.

Enseñando a los demás,

no puedes dejar de aprender, de manera profunda y sustancial.


No puedes forzar a nadie a comprenderte.

Sin embargo intentando sinceramente comprender, lograrás ser comprendido.


La mejor manera de lograr que tu punto de vista sea aceptado no es gritando.

Es escuchando como sabrás de qué manera hablar más efectiva y convincentemente.


La mejor manera de ayudarte a ti mismo es ayudando a los demás.

Esa hermosa paradoja es la base de la civilización en su forma más maravillosa.


Cuanto más positivamente afecte tu vida a los demás,

más brillantemente se reflejará

a su vez en ti.


Si te sientes un poquito deprimido, ofrece tu bondad, tu cuidado, tu tiempo y tu atención a alguien. Y haciéndolo levantarás, como mínimo, a dos personas.


Autor Desconocido

jueves, 1 de marzo de 2012

Cada día.


Cada día,
hagamos algo de lo que podamos sentirnos orgullosos al día siguiente.


Cada día,

pensemos que es el primero,

para vivirlo con sorpresa;

y el último,

para aprovecharlo como nuestra última oportunidad.


Cada día,

busquemos nuestra felicidad

haciendo más feliz a algún otro.


Sembremos

una semilla

de cuyos frutos podamos vivir al día siguiente.


Renovemos

nuestro corazón de tal manera

que no quede amargura alguna para el día siguiente.


No guardemos

nuestras sonrisas de hoy para mañana.


Sólo podremos sonreír mañana,

si hemos sonreído hoy. -Desconozco a su autor.